lunes, 10 de septiembre de 2012

"POBRES Y DISCRIMIDADOS", MÁS DE 200 AFRODESCENDIENTES EN LA CAÑADA, OAXACA.

 Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/09/10/index.php?section=estados&article=042n1est

Petra Aguirre Urrutia, de 72 años, y Elvira Hernández, de 50, provenientes del municipio de Valerio Trujano, en la región de la Cañada, Oaxaca, aseguran que en la zona no hay mucho qué comer. Foto Octavio Vélez

Por: Octavio Vélez Ascencio

-Ya no son esclavos ni sufren azotes, pero aún tienen pocas oportunidades de desarrolloMe siento orgullosa y no reniego de mi raza, dice una habitante de la localidad de Valerio Trujano

- Me siento orgullosa y no reniego de mi raza, dice una habitante de la localidad de Valerio Trujano

Lunes 10 de septiembre de 2012, p. 42
Valerio Trujano, Oax., 9 de septiembre. Los más de 200 negros o afrodescendientes que viven en la región de la Cañada –ubicada a 120 kilómetros de la ciudad de Oaxaca– pertenecen a una clase pobre, con pocas oportunidades de desarrollo y, paradójicamente, son discriminados por sus vecinos indígenas y por policías federales o militares.

Petra Aguirre Urrutia, de 72 años, dice que ya no son esclavos, ya no están amarrados con grilletes, ni son azotados, pero seguimos jodidos y discriminados. Ella es descendiente de aquellos esclavos traídos de África para trabajar en el trapiche de azúcar San Nicolás, establecido por los acaudalados españoles de apellido Güendulaín en el año de 1861 dentro de su hacienda.

“Nuestros abuelos se quedaron en estas tierras, pero no ha cambiado mucho. Ahora somos campesinos, pero seguimos en la pobreza, no hay mucho para comer y vivir. Por acá o cuando vamos a Cuicatlán (municipio cercano) todavía nos discriminan por el color, nos dicen ‘ahí va esa negra’ y no sé qué más, pero el indígena está igual de jodido”, asienta.

Cuando tenía 14 años se despidió de su madre, doña Tranquila Urrutia Roque, un día de 1954 y se marchó a la ciudad de México a buscar trabajo ante la pobreza en el pueblo. Me fui, me tuve que ir; salí a sufrir, para poder hacer algo como todos los mexicanos, aunque seamos de diferente color. Uno necesita salir y arañar porque nadie nos va a hacer caso. El indígena también necesita salir a sufrir para valorar a la persona, refiere.

En el Distrito Federal, recuerda, se empleó en fábricas y fue ahí donde vivió la discriminación más áspera y cruel, porque sus compañeros de trabajo no creían que en Oaxaca y en México hubiera negros. “Me preguntaban ‘¿de dónde eres? ¿a poco hay negros en México? ¿visten con taparrabos?’ Les tenía que responder que era de Oaxaca, que había negros, chinos, indígenas, mestizos y de todo.
“Incluso, una mujer blanca que fue mi jefa me quería correr del trabajo. Una vez preguntó: ‘¿Por qué metieron a trabajar a esta pinche negra aquí?’ y le contesté ‘mire jefa, si el papá que la hizo a usted güera me hubiera hecho a mi también, entonces fuera como usted’. Así me dejó de molestar y me gané el respeto de ella y de mis compañeras”.

Sin embargo, la discriminación aún la persigue, porque en algunas ocasiones ha sido confundida con una migrante centroamericana por policías federales o militares en los retenes y sujeta a tratos humillantes y revisiones exhaustivas, por el color de piel.

“Iba a la ciudad de México en un autobús. Mi compañero de viaje era como yo: negro, pero de Panamá. Al llegar a un retén, los soldados nos bajaron a los dos. A él lo revisaron y le preguntaron varias cosas, y ya no lo dejaron subir al autobús. Entonces, siguieron conmigo y me preguntaron de dónde era; les dije ‘soy de Valerio Trujano, allá también hay negros’; supongo que alguien sabía de eso y me dejaron seguir. Pero lamentablemente se fijan por el color”, anota.

Lo que sí distingue a todos los afrodescendientes de esta municipalidad es su orgullo de ser negros, de cabello enroscado y nariz chata. “Me siento orgullosa y no reniego de mi raza. Cuando salgo del pueblo, a veces dicen ‘mira, ahí va una negra’, pero no importa, sé que a mis antepasados los trajeron aquí como esclavos, a fregarse en la hacienda, porque eran más fuertes”, subraya otra afrodescendiente, Elvira Hernández Urrutia, de 50 años.

En Valerio Trujano no sólo conviven indígenas, sino también mestizos, negros y hasta descendientes de los chinos, traídos también como esclavos a la hacienda para sembrar arroz. Todos se integraron en el pasado como comunidad y así se puede ver a un afrodescendiente subido en un burro en su camino al campo, donde siembra maíz, frijol, papaya y chile o a un niño descendiente de chino jugando con un indígena.

2 comentarios:

  1. Que no cesen sus luchas, que se le reconozcan también como mexicanos que son.
    Haganse escuchar porque hasta hace unos cinco años me di cuenta que habían mexicanos afrodescendientes.Salgan del anonimato yo también soy afrodescendiente costarricense y hemos dado nuestra luchas, poco a poco hemos ido ganándonos el respeto. Se pueden utilizar todos los medios electrónicos el facebook es la red social de mayor auge, utilicenlo y dense a conocer.

    ResponderEliminar
  2. hola soy angelica Andrade Pena, soy afro descendiente, mi mamá por parte de mi abuela Eva Serrano Roque quienes también son de Valerio Trujano, Oaxaca y me siento orgullosa de mi origen y familia, la raza negra fue tan fundamental como la indígena o la europea para fundar el México de hoy y nuestra composición racial según el genoma mexicano se integra por aprox. 33 razas más; así q la discriminación no es opción para los mexicanos que somos muy muy mestizos. digamos ¡NO! A LA DISCRIMINACIÓN

    ResponderEliminar